La empatía infantil por los animales un soplo de aire fresco que nos hace confiar en un futuro mejor

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Cada vez que se pone en comunicación con nosotras una de estas pequeñas personitas, pequeñas en edad, pero grandísimas en corazón, amor y empatía, nos brota una brizna de ilusión porque un futuro mejor para nuestros compañeros de vida no humanos.

Hoy os traemos uno de esos casos el de dos enormes niñas, madrinas infantiles de Katu, esa hermosa gata, que llegó, presumiblemente, a causa de un abandono y que tuvo que ser sometida a una urgente intervención quirúrgica.

Ana e Isabel, no solo contribuyen con sus pagas para abonar los gastos de Katu, para su cuidado, para su alimentación, para que mientras esta esperando ese hogar que tiene que venir no le falte de nada, sino que también, como no podría ser de otra forma se involucran directamente en buscarle una familia, esa que saben que en algún lugar esta esperándola para darles todo ese amor que ella tiene.

En estas fechas en las que como toda niña o niño la ilusión por los regalos de Reyes sobrevuela incansablemente en los hogares, Ana e Isabel nos demuestran una vez más su generosidad haciéndonos participes de esa carta especial que han enviado a los Reyes en nombre de Katu, pidiéndoles que por fin encuentre ese hogar donde la cuiden y la respeten.

Nos llena de esperanza, de ilusión, incluso de admiración por ellas y también por esa familia donde crecen que saben transmitirle unos valores, tan contrarios a lo que desgraciadamente se repiten tantas veces en esta sociedad egocéntrica e individualista, primando la mirada generosa hacia los demás.

Gracias Ana e Isabel, gracias familia por ser como sois y esperemos que los Reyes atiendan vuestra generosa misiva.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido