Lorca y Marçal adoptados

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
Marçal y Lorca adoptados
Marçal y Lorca adoptados

Ayer partieron adoptados hacia su hogar definitivo Lorca y Marçal. los que han pasado a llamarse Neko y Olivia, dos de los peques de mami Seda.

Nacieron en la Colonia Ruiseñor durante el confinamiento y costó dar con ellos. Cuando fue posible, fueron rescatados porque tenían infección en los ojitos y moquitos. Estas infecciones cogidas a tiempo no representan mayor problema así que enseguida pudieron con sus propios ojos ver el mundo que les rodeaba que de momento era su casa de acogida.

En ese micro mundo han crecido felices, sanos, socializándose, sintiéndose queridos y cuidados siempre bajo la atenta mirada de mami Seda.

Elena, su adoptante enseguida quedó seducida por la chispa de esa divertida y preciosa pareja y, en una decisión inteligente, optó por una adopción conjunta así que ambos compartirán el resto de sus días para beneficio propio y para Elena ya que facilita su interacción así como la de ausentarse sin el pesar de que el animal se queda solo. A su regreso sus risas, los ronroneos muestras de amor serán también dobles.

Lorca y Marçal en su casa de acogida

Sólo decir como casa de acogida que hemos sido de ellos, que ciertamente te produce un sentimiento agridulce en el momento de meterlos en el transportín para su partida y, por una parte separar definitivamente a esa familia gatuna y, por otra porque generas vínculos con ellos, les has hecho hueco no sólo en tu hogar sino también en tu corazón, en tus afectos. Afortunadamente, no se es inmune a las emociones por muchas veces que hayas vivido ese momento.

Pero con el paso de las horas ese malestar se va mitigando y dejando paso a la satisfacción y dicha que te proporciona el ser consciente de que al abrirle la puerta de tu casa, has tendido un puente entre la calle y, en el caso de los bebés, la vulnerabilidad y dureza de la misma y una familia de la que serán un miembro más… y cerrarás tu puerta… temporalmente.

Tú les has dado una parte de ti pero quienes amamos a los animales, sabemos que los grandes beneficiados en esa relación somos nosotros porque han transitado por nuestras vidas incondicionales, auténticos, entregados… y eso es riqueza que no tiene precio pero sí valor.

Yahui y yo, os deseamos que seáis muy felices con Elena.

Si deseas ayudarnos para que podamos seguir tendiendo puentes de vida, únete a la familia enGatada como soci@ y sé su voz y su voto reclamando, no compasión sino justicia para ellos, los gatos de la calle.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido