Rescate de Wifi subida a un árbol

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El viernes, a primera hora de la mañana, en la visita rutinaria de dos enGatadas a la colonia Ruiseñor, un tímido maullidito procedente de las alturas les reclamaba atención. Al alzar la cabeza allí estaba, hecha una bolita una de las gatas de la colonia, Wifi.

Wifi, es una de las gatitas que menos se deja ver por el día, normalmente solo la vemos bastante tarde por la noche, cuando el parque está tranquilo. Pensaron que tal vez había decidido dormir ahí esa noche y que se le habrían pegado las sábanas.

Estaba en una horquilla suficientemente grande, a unos 3,5 m de alto. No parecía difícil para un gato de colonia, bajar de allí pero en el tiempo que ellas permanecieron y tentaron con chuches, no bajó, así que tocaba vigilar el árbol para asegurarnos de que Wifi se encontraba bien y podía bajar.

A lo largo del día, regresamos en cuatro ocasiones más, y Wifi seguía en el árbol. Aparentemente se le veía bien, se movía por el tronco sin dificultad, y bajar de ahí no parecía una empresa difícil para una gata que vive en el parque, así que decidimos esperar, tal vez en la noche, cuando ella se siente mas cómoda, bajara por su propia iniciativa.

Aunque la sospecha de que se hubiese bloqueado y el miedo la imposibilitase bajar por su propio pie, hizo que trazasemos un plan de acción para actuar por la mañana.

La mañana del sábado a primera hora, volvimos con el equipo de rescate necesario para hacerle bajar, esperábamos que se hubiera ido durante la noche, y encontrarnos el árbol vacío, pero ahí seguía ella bloqueada, quería bajar pero no encontraba por donde. Thai se nos unió al equipo de rescate, subiendo a la rama colindante, parecia que le estuviese mostrando como podía bajar, pero el susto atenazaba a la pequeña Wifi. Así que nos pusimos manos a la obra.

Wifi es una gata feral que ya fue esterilizada hace unos meses, por lo que nuestro objetivo no era capturarla, sino ayudarla a bajar y que permanezca en su colonia.

Gracias a las técnicas aprendidas de Los Cuatro De La Empanadilla y Colonias de Ultratumba, utilizando una caña larga y una amplia red, en unos minutos hemos conseguido que Wifi por fin se atreva y salte sin hacerse daño. Gracias a lo aprendido de los mejores, y al trabajo en equipo, el rescate de Wifi ha sido todo un éxito. Y por supuesto, gracias a nuestras voluntarias María José, Yahui, Itzíar y Mónica, y gracias especiales a José Miguel, padre de Itzi y a Thai, que no ha dejado de dar ánimos a Wifi y hacerle llegar que no estaba sola todo este tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido