Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Terra

Adiós pequeña Terra

Hace un par de días una voluntaria nos daba el aviso de que una gatita que no tenía muy buen aspecto estaba junto al punto de alimentación de nuestra colonia Rayo de Luz.

Nos pusimos enseguida en marcha y capturamos a la peque sin ninguna dificultad, su debilidad era extrema. No llegaba a los 4 meses, pesaba poquito más del kilito y la llamamos Terra. Fue llevada al vete a una revisión de urgencia donde la desparasitaron, hidrataron y le inyectaron vitaminas para remontarla quedando citadas para ayer para serle practicada una exploración más detenida y la realización de distintas pruebas.

Una de esas pruebas ha superado nuestras peores sospechas… una cadera completamente destrozada con fractura total en al menos tres puntos, lo que le ha provocado una obstrucción intestinal con un fecaloma que le recorría todo el intestino…de ahí esa manera de andar extraña.

En las últimas horas no había comido nada porque, aunque lo intentaba, no podía y el arenero seguía sin estrenarse; tenía fiebre y no se había movido en toda la noche del sitio donde nuestra compañera la había dejado acurrucada y tapada.

Si ese diagnóstico ya era solo lo suficientemente grave, no era lo peor; lo peor era una rotura diafragmática que le había dejado el pulmón derecho totalmente colapsado.

El pronóstico de su caso era nefasto, puesto que a todo lo descrito había que sumarle la desnutrición extrema padecida, que hacía aún más complicado todo.

No imaginamos cómo ha podido ser capaz de desplazarse hasta la colonia, pero sí sabemos que ese saquito de huesos se ha debido a la imposibilidad de buscarse la comida.

El destrozo ha sido consecuencia de un impacto… bien atropello, bien agresión… qué sabemos.

Se han reunido los cuatro vetes de la clínica y nos han dicho que lo mejor para Terra era evitarle más sufrimiento y dejarla marchar.

Así que Terra ya no está…

Nuestro dolor es grande, hubiéramos dado todo por sacarla adelante, pero no a cualquier precio, no al precio de que no pudiera llevar una vida sin sufrimiento en el caso de que hubiera llegado a ese punto después de las distintas operaciones… ese es para nosotras el límite.

Toda ocasión es buena, pero ésta lo es más para recordar la importancia de la aplicación del Método CER, de esterilizar y evitar camadas, bebés en la calle, sufrimiento animal que puede ser evitado.

Su muerte nos ha dejado desoladas pero hasta del dolor sacamos asideros a los que agarrarnos y por eso solemos decir que si hay algo más duro que la muerte, es la muerte en soledad, la muerte sin haber podido conocer el calor de un regazo, la textura de unos dedos enredándose en tu pelo, el que alguien susurre tu nombre, el que se te atienda, se te mime, se te cuide… el ser alguien para alguien y… aunque breve, Terra lo ha conocido y en su mochilita en ese viaje definitivo, se ha llevado un trato digno y mucho cariño.

A la familia enGatada nos ha dejado esa mirada que no olvidaremos donde a pesar de todo, ha brillado por horas y nos dará fuerzas para continuar cuando cesen las lágrimas.

Adiós pequeña, Terra, adiós cariño, qué pena no haber podido hacer más por ti pero qué consuelo haber podido coger tu mano “para entrar en la nieve”

(“Dame la mano para entrar en la nieve” es un verso del “Libro del frío” de Antonio Gamoneda)

Otros gatos de la colonia

Videos de la colonia

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido